martes, 7 de agosto de 2012

MISTERIOS GOZOSOS MEDITADOS DEL SANTO ROSARIO POR LOS SACERDOTES



+ La Señal de la Santa Cruz,

V: + Abre, Señor mis labios
R: + Y mi boca pronunciará tus alabanzas.
V: Señor, ven en mi ayuda
R: Señor, date prisa en socorrerme.
V: Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
R: Como era en un principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén.

Credo

Oración al Espíritu Santo”
Ven. ¡Oh Espíritu creador!
Visita las almas de los tuyos.
Llena de tu gracia divina
los corazones que tú creaste.

Tú, que eres llamado Paráclito,
don del Altísimo Dios.
Fuente viva, fuego
amor y unción del Espíritu.

Tú, el de los siete dones,
el dedo de la diestra del Padre,
la promesa solemne del Padre,
que dotas de palabra las gargantas.

Enciende la luz en los espíritus,
infunde tu amor en los corazones,
confortando con tu auxilio continuo
la flaqueza de nuestra carne.

Aleja más y más a nuestro enemigo
y danos pronto la paz,
para que así, guiándonos tú
evitemos todo mal.

Haz que por ti conozcamos al Padre
y que conozcamos al Hijo,
y que creamos siempre en ti,
¡Oh Espíritu que procedes de ambos!

Gloria sea dada a Dios Padre
y al Hijo que resucitó,
y al Paráclito,
por los siglos de los siglos, Amén.

ORACION AL ESCUDO DE LA VERDAD
San Miguel, tú eres nuestra protección y nuestra defensa contra el mal. Coloca tu escudo de la verdad sobre nosotros y defiéndenos en la batalla que Satanás libra contra la verdad. Ayúdanos a reconocer el sendero recto del Amor Santo. Clarifica nuestras decisiones entre el bien y el mal, colocándonos siempre al amparo de tu escudo de la verdad. Amén.

Oración de Nuestra Señora de todos los pueblos.
¡Señor Jesucristo, Hijo del Padre, manda ahora tu Espíritu sobre la tierra.
Haz que el Espíritu Santo habite en el corazón de todos los pueblos, para que sean preservados de la corrupción, de las calamidades y de la guerra.
Que la Señora de todos los Pueblos, María Santísima, sea nuestra Abogada. Amén."

Oración de reparación e intención de oración
¡Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo! Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan, no te aman.(3 veces)

Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente y te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Jesucristo, presente en todos los tabernáculos del mundo, en reparación por las ofensas, sacrilegios e indiferencias con los que El es ofendido.

Por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María, pedimos…
  • Por la conversión de los pecadores y la paz en el mundo
  • Por el Triunfo del Inmaculado Corazón de María en el mundo entero
  • Santificación de los sacerdotes
  • Presentamos intensiones particulares

PRIMER MISTERIO: LA ANUNCIACIÓN
Fruto de este misterio Bases para la vida espiritual

Padre Eterno, al ofrecerte este misterio, rezamos por las virtudes de la humildad y la pureza de corazón, para que nos podamos volver como María y decir:
"Yo soy tu fiel sirviente, hágase en mi según tu Divina Voluntad"

Pedimos por todos los sacerdotes que, a diario, a través de las palabras de Consagración y a través de la Santa Comunión, nos traen el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Por todos los futuros sacerdotes que están siendo formados en el vientre materno, para que permanezcan a salvo de cualquier daño físico o espiritual y lleguen a su Ordenación, conforme a la Voluntad de Dios. Por todas las futuras generaciones de sacerdotes. También pedimos para que los sacerdotes atesoren el don del celibato.

PADRE NUESTRO
  1. El Ángel del Señor anunció a María (Lc. 1,26)
  2. Alégrate llena de gracia, el Señor está contigo. (Lc. 1,28)
  3. Ella se turbó al oír este saludo. (Lc. 1,29)
  4. No temas, María, porque has hallado gracia delante del Señor. (Lc. 1,30)
  5. Concebirás y darás a luz un hijo y le darás el nombre de Jesús. (Lc. 1,31)
  6. Ella respondió: ¿Cómo será esto si no conozco varón? (Lc. 1,34)
  7. El Espíritu Santo vendrá sobre ti y te cubrirá con su sombra. (Lc. 1,35)
  8. Y el que ha de nacer será llamado Hijo de Dios. (Lc. 1,35)
  9. He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra. (Lc. 1,38)
  10. El Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros. (Jn. 1,14)
GLORIA AL PADRE, Y AL HIJO, Y AL ESPÍRITU SANTO
++como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos, Amén.

María Madre de Gracia y Madre de Misericordia
++En la vida y en la Muerte ampáranos Gran Señora.

Oh! Jesús mío,
++perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.

Sagrado Corazón de Jesús.
++En Tí Confío.

San José protector Nuestro
++Ruega por Nosotros y por Nuestras familias.

Jesús, vive en tus sacerdotes, transfórmalos en Ti. Hazlos, por tu gracia, mediadores de tu Misericordia. Trabaja en ellos y por medio de ellos. Conviértelos en imitadores de las adorables virtudes de Tu Sagrado Corazón. Hazlos salvadores de almas y santos. Amén

¡Señor Jesucristo, Hijo del Padre, manda ahora tu Espíritu sobre la tierra!. Haz que el Espíritu Santo habite en el corazón de todos los pueblos para que sean preservados de la corrupción, de las calamidades, y de la guerra. Que la Sra. de todos los Pueblos, María Santísima, sea nuestra Abogada. Amén

SEGUNDO MISTERIO: LA VISITACIÓN

Fruto de este misterio Práctica del amor a Dios y al Prójimo
Padre Eterno, al ofrecerte este misterio, rezamos para tener Caridad en nuestros corazones, para que podamos ser visitados por la Reina del Cielo y recibir el fuego ardiente de la Caridad, para que así te podamos adorar y también amar al prójimo.

Pedimos especialmente por los sacerdotes que llevan la Santa Comunión a los enfermos, los presos y los desahuciados. Por todos los sacerdotes que ministran a los enfermos en otra manera, aconsejándolos, reconfortándolos y consolándolos.

PADRE NUESTRO.
  1. María fue a la montaña para visitar a su prima Isabel. (Lc. 1,39)
  2. ¿De dónde a mí que venga a verme la Madre de mi Señor? (Lc. 1,43)
  3. Bendita Tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre. (Lc. 1,42)
  4. El niño de Isabel salta de gozo en su seno. (Lc. 1,41)
  5. Se cumplirán las cosas que te han sido dichas de parte del Señor. (Lc. 1,45)
  6. Dijo María: alaba mi alma la grandeza del Señor. (Lc. 1,46)
  7. Mi espíritu se goza en Dios mi Salvador. (Lc. 1,47)
  8. Porque ha mirado la pequeñez de su esclava. (Lc. 1,48)
  9. Todas las generaciones me llamarán bienaventurada. (Lc. 1,48)
  10. Porque el Omnipotente ha hecho en mí maravillas. (Lc. 1, 49)

GLORIA AL PADRE, Y AL HIJO, Y AL ESPÍRITU SANTO
++como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos, Amén.

Oh! Jesús mío,
++perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.

María Madre de Gracia y Madre de Misericordia
++En la vida y en la Muerte ampáranos Gran Señora.

Sagrado Corazón de Jesús.
++En Tí Confío.

San José protector Nuestro
++Ruega por Nosotros y por Nuestras familias.

Jesús, vive en tus sacerdotes, transfórmalos en Ti. Hazlos, por tu gracia, mediadores de tu Misericordia. Trabaja en ellos y por medio de ellos. Conviértelos en imitadores de las adorables virtudes de Tu Sagrado Corazón. Hazlos salvadores de almas y santos. Amén

¡Señor Jesucristo, Hijo del Padre, manda ahora tu Espíritu sobre la tierra!. Haz que el Espíritu Santo habite en el corazón de todos los pueblos para que sean preservados de la corrupción, de las calamidades, y de la guerra. Que la Sra. de todos los Pueblos, María Santísima, sea nuestra Abogada. Amén

TERCER MISTERIO: EL NACIMIENTO DE JESÚS
Fruto de este misterio Adoración a Dios

Padre Eterno, al ofrecerte este misterio, reconocemos a Jesús como el Rey de Reyes, nuestro Señor y Salvador, rezamos por todos los que no conocen al Señor para que vengan a la fuente de la Salvación. Señor Jesús, nace en todos los corazones y entrona tu reino.

Pedimos para que todos los seminaristas crezcan en conocimiento y amor por Dios, para convertirse en sacerdotes santos. Especialmente por aquellos que serán ordenados pronto, para que puedan permanecer fieles toda su vida al sublime privilegio de ser “otros Cristos” entre nosotros. Para que todos lleguen a valorar la Celebración Eucarística y el Sacerdocio entre los regalos más grandes de Dios para nosotros. Para que cada sacerdote se considere miembro de la Sagrada Familia, verdadero hijo de María y José, y hermano-sacerdote de Jesús, el gran Sumo Sacerdote.

PADRE NUESTRO.
  1. Subió José a Judea para empadronarse con María, su esposa. (Lc. 2,4)
  2. No encontraron lugar en la posada. (Lc. 2,7)
  3. María dio a luz a su Hijo Primogénito. (Lc. 2,7)
  4. Lo envolvió en pañales y lo recostó en un pesebre. (Lc. 2,7)
  5. El ángel del Señor se apareció a unos pastores que vigilaban su rebaño. (Lc. 2,9)
  6. El ángel del Señor les dijo: hoy ha nacido en la ciudad de David un Salvador. (Lc. 2,11)
  7. Una multitud de ángeles alababa a Dios diciendo. (Lc. 2,13)
  8. Gloria a Dios en los cielos y paz en la tierra a los hombres. (Lc. 2,14)
  9. Los pastores fueron a Belén y encontraron a María, a José y al Niño. (Lc. 2,16)
  10. Todos quedaban maravillados de lo que les decían los pastores. (Lc. 2,18)

GLORIA AL PADRE, Y AL HIJO, Y AL ESPÍRITU SANTO
++como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos, Amén.

María Madre de Gracia y Madre de Misericordia
++En la vida y en la Muerte ampáranos Gran Señora.

Oh! Jesús mío,
++perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.

Sagrado Corazón de Jesús.
++En Tí Confío.

San José protector Nuestro
++Ruega por Nosotros y por Nuestras familias.

Jesús, vive en tus sacerdotes, transfórmalos en Ti. Hazlos, por tu gracia, mediadores de tu Misericordia. Trabaja en ellos y por medio de ellos. Conviértelos en imitadores de las adorables virtudes de Tu Sagrado Corazón. Hazlos salvadores de almas y santos. Amén

¡Señor Jesucristo, Hijo del Padre, manda ahora tu Espíritu sobre la tierra!. Haz que el Espíritu Santo habite en el corazón de todos los pueblos para que sean preservados de la corrupción, de las calamidades, y de la guerra. Que la Sra. de todos los Pueblos, María Santísima, sea nuestra Abogada. Amén

CUARTO MISTERIO: LA PRESENTACIÓN DEL NIÑO EN EL TEMPLO

Fruto de este misterio Confianza en nuestra Madre María
Padre Eterno, al ofrecerte este misterio, rezamos para que nos podamos volver como niños, porque el Reino de los Cielos les pertenece a ellos. Señor tú nos diste nuestra madre celestial en la cruz cuando le dijiste a Juan, "Ahí está tu madre". Te aceptamos virgen María como nuestra madre y rezamos para que tú nos enseñes, guíes, ayudes, nutras y prepares para ser dignos de estar en la Presencia del Señor.

Agradecemos a Dios por todos los sacerdotes que, como Simeón, nos han dado décadas de servicio fiel. Pedimos para que sean recompensados por su generosidad y sacrificio. También pedimos por todos los sacerdotes cuyos corazones son atravesados por la soledad, la depresión y el rechazo.

PADRE NUESTRO..

  1. María se somete a la ley de la purificación. (Lc. 2,22)
  2. Sus Padres llevan a Jesús al templo para ofrecerlo al Señor. (Lc. 2,22)
  3. Simeón toma en brazos al Niño y bendice a Dios. (Lc. 2,28)
  4. Y lo proclama Luz de las Naciones. (Lc. 2,32)
  5. Y Gloria del pueblo de Israel. (Lc. 2,32)
  6. Simeón profetiza a María una espada de dolor. (Lc. 2,35)
  7. Ana reconoce a Jesús y habla de Él a todo el mundo. (Lc. 2,38)
  8. José y María rescatan al niño con un par de tórtolas. (Lc. 2,24)
  9. Y vuelven a Nazareth. (Lc. 2,39)
  10. María guardaba todas estas cosas en su corazón. (Lc. 2,19)
GLORIA AL PADRE, Y AL HIJO, Y AL ESPÍRITU SANTO
++como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos, Amén.

Oh! Jesús mío,
++perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.

María Madre de Gracia y Madre de Misericordia
++En la vida y en la Muerte ampáranos Gran Señora.

Sagrado Corazón de Jesús.
++En Tí Confío.

San José protector Nuestro
++Ruega por Nosotros y por Nuestras familias.

Jesús, vive en tus sacerdotes, transfórmalos en Ti. Hazlos, por tu gracia, mediadores de tu Misericordia. Trabaja en ellos y por medio de ellos. Conviértelos en imitadores de las adorables virtudes de Tu Sagrado Corazón. Hazlos salvadores de almas y santos. ++Amén

¡Señor Jesucristo, Hijo del Padre, manda ahora tu Espíritu sobre la tierra!. Haz que el Espíritu Santo habite en el corazón de todos los pueblos para que sean preservados de la corrupción, de las calamidades, y de la guerra. Que la Sra. de todos los Pueblos, María Santísima, sea nuestra Abogada.
++Amén

QUINTO MISTERIO: JESÚS PERDIDO EN EL TEMPLO
Fruto de este misterio Encontrar a Jesús a través de los frutos del Espíritu Santo.

Padre Eterno, al ofrecerte este misterio, rezamos para que vivamos nuestras vidas en conformidad con el Evangelio, puesto que somos templos del Espíritu Santo, rezamos para que Tu nos ayudes a encontrarte al practicar las virtudes y aspirar a ser santos. Que podamos descubrirte Señor al vivir con paciencia, fe, esperanza, humildad, mansedumbre, caridad, paz, generosidad, fidelidad y control propio.

Pedimos para que los sacerdotes siempre sean encontrados estando en los asuntos de su Padre, y sean obedientes al enseñar el Magisterio de la Iglesia y obedientes al Santo Padre y a los obispos en comunión con él. Para que en todos los sacerdotes jóvenes, el amor y dedicación que experimentan en los primeros años de su sacerdocio, puedan seguir aumentando con el tiempo. Por todos los sacerdotes que enseñan la fe a niños y a adultos.

PADRE NUESTRO.

  1. A los doce años Jesús va con sus padres a Jerusalén. (Lc. 2,41)
  2. Jesús se queda en el Templo. (Lc. 2,43)
  3. María y José lo buscan angustiados. (Lc. 2,48)
  4. Después de tres días lo hallaron en el Templo. (Lc. 2,46)
  5. María le dice: ¿por qué nos has hecho esto?. (Lc. 2,48)
  6. ¿No sabían que debo ocuparme de las cosas de mi Padre?. (Lc. 2,49)
  7. María y José no entienden las palabras de Jesús. (Lc. 2,50)
  8. Jesús vuelve a Nazareth con sus padres. (Lc. 2,51)
  9. Les estaba sujeto. (Lc. 2, 51)
  10. Jesús crecía en sabiduría, en estatura y en gracia. (Lc. 2,52)
GLORIA AL PADRE, Y AL HIJO, Y AL ESPÍRITU SANTO
++como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos, Amén.

Oh! Jesús mío,
++perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.

María Madre de Gracia y Madre de Misericordia
++En la vida y en la Muerte ampáranos Gran Señora.

Sagrado Corazón de Jesús.
++En Tí Confío.

San José protector Nuestro
++Ruega por Nosotros y por Nuestras familias.

Jesús, vive en tus sacerdotes, transfórmalos en Ti. Hazlos, por tu gracia, mediadores de tu Misericordia. Trabaja en ellos y por medio de ellos. Conviértelos en imitadores de las adorables virtudes de Tu Sagrado Corazón. Hazlos salvadores de almas y santos.. ++Amén
¡Señor Jesucristo, Hijo del Padre, manda ahora tu Espíritu sobre la tierra!. Haz que el Espíritu Santo habite en el corazón de todos los pueblos para que sean preservados de la corrupción, de las calamidades, y de la guerra. Que la Sra. de todos los Pueblos, María Santísima, sea nuestra Abogada. Amén

ORACIONES FINALES AL TERMINAR EL 5o. MISTERIO, OFREZCEMOS LAS SIGUIENTES ORACIONES POR EL PAPA BENEDICTO XVI Y POR SUS INTENCIONES.

PADRENUESTRO

Alégrate María Santísima, Hija de Dios Padre, Virgen Purísima antes del parto, en tus manos encomendamos la Fe de nuestros sacerdotes para que la ilumines... Llena eres de gracias, el Señor es contigo

Alégrate María Santísima, Madre de Dios Hijo, Virgen Purísima en el parto, en tus manos encomendamos la esperanza de nuestros sacerdotes para que la alientes Llena eres de gracia, el Señor es contigo

Alégrate María Santísima, Esposa de Dios Espíritu Santo, Virgen Purísima después del parto, en tus manos encomendamos la caridad de nuestros sacerdotes para que la inflames Llena eres de gracia, el Señor es contigo

Alégrate María Santísima, Virgen Purísima, Templo, Trono y Sagrario de la Beatísima Trinidad, Virgen concebida sin la culpa del pecado original……Gloria al Padre…

LA SALVE

Letanías a María Rosa Mística

Señor ten piedad Señor ten piedad
Cristo ten piedad Cristo ten piedad
Señor ten piedad Señor ten piedad
Cristo óyenos Cristo óyenos
Cristo escúchanos Cristo escúchanos
Dios Padre Celestial TEN PIEDAD DE NOSOTROS
Dios Hijo Redentor del mundo
Dios Espíritu Santo
Santísima Trinidad que eres un solo Dios

Corazón de María, Rosa Mística, Inmaculada desde Tu creación, traspasada con dolor, inflamada con amor, ruega por nuestro clero y todos los religiosos. Sálvalos.

Inmaculado Corazón de María, Rosa Mística, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos que están caminando sobre la senda equivocada. Sálvalos.

Inmaculado Corazón de María, Rosa Mística, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos que ya no muestran el necesario respeto que se debe a Dios. Sálvalos.

Inmaculado Corazón de María, Rosa Mística, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos que ya no poseen el valor de profesar su fe. Sálvalos.

Inmaculado Corazón de María, Rosa Mística, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos que no muestran respeto por la Santísima Eucaristía. Sálvalos.

Inmaculado Corazón de María, Rosa Mística, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos que han sucumbido a las tentaciones de un mundo engañoso y ya no buscan a Dios. Sálvalos.

Inmaculado Corazón de María, Rosa Mística, traspasada con dolor, inflamada con amor, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos que han dado por vencido el Santo Sacramento de la Confesión y toleran actos pecaminosos. Sálvalos.

Inmaculado Corazón de María, Rosa Mística, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos que ya no tienen amor por ti y así se han vuelto, tan rápidamente, fríos de corazón. Sálvalos.

Inmaculado Corazón de María, Rosa Mística, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos que no obedecen al Santo Padre. Sálvalos.

Inmaculado Corazón de María, Rosa Mística, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos que caminan sobre sendas equivocadas y corrompen la mente de las personas. Sálvalos.

Inmaculado Corazón de María, Rosa Mística, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos que han abandonado la Iglesia. Sálvalos.

Inmaculado Corazón de María, Rosa Mística, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos, por los méritos de Tu Inmaculado Corazón. Sálvalos.

Inmaculado Corazón de María, Rosa Mística, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos, por los méritos de Tus lágrimas. Sálvalos.

Inmaculado Corazón de María, Rosa Mística, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos, por los méritos de tu Hijo quien, en la Cruz, te dio a Sus sacerdotes como Tus hijos. Sálvalos.

Inmaculado Corazón de María, Rosa Mística, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos, por los méritos de Tu Maternidad, la cual abraza a toda la gente sobre la tierra. Sálvalos.

Inmaculado Corazón de María, Rosa Mística, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos, por los méritos de Tu humildad como Sierva de Dios, por lo cual brillas como ejemplo para todos los siervos de Jesucristo. Sálvalos.

Inmaculado Corazón de María, Rosa Mística, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos, por los méritos de las espadas en Tu Corazón, el cual también está atravesado por el dolor que sufres por los sacerdotes y religiosos. Sálvalos.

Inmaculado Corazón de María, Rosa Mística, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos, por los méritos de Tu soledad y desolación, la cual soportaste en total obediencia. Sálvalos.

Inmaculado Corazón de María, Rosa Mística, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos, por los méritos de Tu invencible poder de intercesión por nosotros. Sálvalos.

Inmaculado Corazón de María, Rosa Mística, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos, por los méritos de que eres la todo poderosa Medianera de todas las gracias. Sálvalos.

Inmaculado Corazón de María, Rosa Mística, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos, por los méritos de Tus dolores y Tus lágrimas de sangre. Sálvalos

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo Perdónanos Señor
Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo Escúchanos Señor
Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo Ten piedad y misericordia de nosotros Señor

Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios, no desprecies las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades, antes bien, líbranos de todos los peligros, Virgen gloriosa y bendita.
Ruega por nosotros Santa Madre de Dios, Para que seamos dignos de alcanzar las divinas gracias y promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amén

ORACIÓN POR LA SANTIFICACIÓN DE LOS SACERDOTES (S.S. PAPA PÍO XII)
Oh Jesús, Pontífice Eterno, Buen Pastor, Fuente de vida, que por singular generosidad de tu dulcísimo Corazón nos has dado nuestros sacerdotes para que podamos cumplir plenamente los designios de santificación que tu gracia inspira en nuestras almas; te suplicamos: ven y ayúdalos con tu asistencia misericordiosa.
Sé en ellos, oh Jesús, fe viva en sus obras, esperanza inquebrantable en las pruebas, caridad ardiente en sus propósitos. Que tu palabra, rayo de la eterna Sabiduría, sea, por la constante meditación, el alimento diario de su vida interior. Que el ejemplo de tu vida y Pasión se renueve en su conducta y en sus sufrimientos para enseñanza nuestra, y alivio y sostén en nuestras penas.
Concédeles, oh Señor, desprendimiento de todo interés terreno y que sólo busquen tu mayor gloria. Concédeles ser fieles a sus obligaciones con pura conciencia hasta el postrer aliento. Y cuando con la muerte del cuerpo entreguen en tus manos la tarea bien cumplida, dales, Jesús, Tú que fuiste su Maestro en la tierra, la recompensa eterna: la corona de justicia en el esplendor de los santos. Amén.

Preces por los Sacerdotes
  1. A nuestro Santísimo Padre, el Papa, envuélvelo en Tu Gracia, Señor.
  2. A los Cardenales y Delegados Pontificios, envíales Tu Luz, Señor.
  3. A los Arzobispos y Obispos, dales Tus dones, Señor.
  4. A los sacerdotes religiosos, haz que busquen la perfecta caridad, Señor.
  5. A los sacerdotes formadores en los Seminarios, dales Tu Ciencia, Señor.
  6. A los sacerdotes diocesanos, nunca los dejes, Señor.
  7. A los sacerdotes encargados de los hospitales, dales constancia, Señor.
  8. A los sacerdotes enfermos, sánalos, Señor.
  9. A los sacerdotes tibios, enfervorízalos, Señor.
  10. A los sacerdotes en peligro, líbralos, Señor.
  11. A los sacerdotes débiles, fortalécelos, Señor.
  12. A los sacerdotes manchados, purifícalos, Señor.
  13. A los sacerdotes tentados, dales el triunfo, Señor.
  14. A los sacerdotes en pecado, dales Tú Gracia, Señor.
  15. A los sacerdotes pobres, socórrelos, Señor.
  16. A los sacerdotes celosos, ayúdalos, Señor.
  17. A los sacerdotes que desean amarte, enciéndelos, Señor.
  18. A los sacerdotes tristes, consuélalos, Señor.
  19. A los sacerdotes turbados, dales paz, Señor.
  20. A los sacerdotes ancianos, sostenlos, Señor.
  21. A los sacerdotes jóvenes, impúlsalos a Tu Gloria, Señor.
  22. A los sacerdotes aislados, acompáñalos, Señor.
  23. A los sacerdotes atados a lo terreno, rompe sus cadenas, Señor.
  24. A los sacerdotes tibios, conviértelos, Señor.
  25. A los sacerdotes misioneros, protégelos, Señor.
  26. A los sacerdotes predicadores, ilumínalos, Señor.
  27. A los sacerdotes directores de almas, instrúyelos, Señor.
  28. A los sacerdotes párrocos, dales un gran celo apostólico, Señor.
  29. De los sacerdotes vicarios, no te apartes, Señor.
  30. A los sacerdotes agonizantes, aliéntales con tu presencia, Señor.
  31. A los sacerdotes difuntos, dales Tu Gloria, Señor.
  32. De toda tu Iglesia, purgante y militante, apiádate, Señor.
  33. A todos los sacerdotes, dales pureza, Señor.
  34. Oh Jesús, Pastor Eterno de las almas, danos muchos y santos sacerdotes y haz de nuestras Familias semilleros de vocaciones. Amén.

Oración por las almas de los Sacerdotes que sufren en el purgatorio
+ Oh Señor Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote, que en Tu vida terrenal con generosa atención has socorrido a cada pobre afligido y abandonado, te suplico vuelvas Tu mirada compasiva hacia el alma del sacerdote que en el Purgatorio sufre más atrozmente y es de todos olvidada y abandonada. Mira cómo esta alma santa atormentada con voz suplicante te pide piedad y socorro.
+ Oh Corazón Misericordioso de Jesús, que en el Huerto de los Olivos, en la amarga soledad, presa de los más crueles tormentos espirituales y sangrantes espasmos, oraste: “Padre, si es posible aparta de Mí este cáliz, pero que no se haga Mi Voluntad sino la Tuya”, por Tu resignación y dolorosa pasión y agonía, te pido tengas piedad del alma santa por quien suplico te dignes aliviar sus sufrimientos y consolarla en su abandono, así como te consoló el Padre Celestial por medio de Su ángel. Amén.

+ Dales Señor el descanso eterno. Y brille para ellas la luz perpetua. Descansen en paz. Así sea.

ORACION:
¡Oh, Dios! Cuyo Unigénito Hijo, con su vida, muerte y resurrección, nos alcanzó la recompensa de la vida eterna, concédenos que al recordar estos misterios del Santo Rosario de la Bienaventurada Virgen María, imitemos lo que nos enseñan y alcancemos lo que nos prometen; te lo pedimos por Cristo Nuestro Señor. Amén.

CONSAGRACION
Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea. Pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza; a ti celestial princesa , Virgen sagrada María, yo te ofrezco en este dia, alma, vida y corazón. Mírame con compasión y no me dejes madre mía, sin tu Santa Bendición. Dulce Madre no te alejes, tu vista de mi no apartes, ven conmigo a todas partes y solo nunca me dejes. Y ya que nos proteges tanto, como verdadera Madre, cúbrenos con tu manto y haz que nos bendiga el Padre, El Hijo y el Espíritu Santo. Amén


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada